¿Estamos cubiertos ante los daños que pueda causar nuestro perro?

LA DE NUESTRA MASCOTA

Como dueños de un animal somos los únicos responsables de los daños que nuestra mascota pueda ocasionar a terceras personas o a sus bienes.

Aunque nuestro perro este adiestrado siempre podemos llevarnos algún susto si rompe algún objeto, provoca la caída de alguien o cualquier otro imprevisto.

La legislación establece únicamente como obligatorio el seguro de Responsabilidad Civil de potencialmente peligrosos, pero aunque nuestra mascota no este calificada como tal seguimos siendo responsables de sus actos y no está demás contar con un seguro que nos pueda respaldar en estos casos.

La responsabilidad civil de nuestras mascotas, a no ser que sean perros calificados como peligrosos o de guarda y custodia, puede estar cubierta en nuestro seguro de hogar siempre y cuando convivan con nosotros. Aunque conviene consultar con la compañía de seguros para comprobarlo.

En caso de que nuestro perro este considerado como peligroso se deberá contratar un seguro específico para este caso, o incluir dicha garantía específica en nuestro seguro de hogar.

¿QUÉ PERROS SE CONSIDERAN POTENCIALMENTE PELIGROSOS (PPP)?

Según la actual legislación de La Rioja se consideran PPP los del listado siguiente, aunque cada Comunidad autónoma puede matizar la lista e incluso ampliarla:

a)      Las siguientes razas: Pit Bull Terrier, Staffordshire Bull Terrier, American Staffodshire Terrier, Rottweiler, Dogo Argentino, Fila Brasileiro, Tosa Inu y Akita Inu.

b)      Los perros afectados por la presente disposición tienen todas o la mayoría de las características siguientes:

  • Fuerte musculatura, aspecto poderoso, robusto, configuración atlética, agilidad, vigor y resistencia.
  • Marcado carácter y gran valor.
  • Pelo corto.
  • Perímetro torácico comprendido entre 60 y 80 centímetros, altura a la cruz entre 50 y 70 centímetros y peso superior a 20 kg.
  • Cabeza voluminosa, cuboide, robusta, con cráneo ancho y grande y mejillas musculosas y abombadas. Mandíbulas grandes y fuertes, boca robusta, ancha y profunda.
  • Cuello ancho, musculoso y corto.
  • Pecho macizo, ancho, grande, profundo, costillas arqueadas y lomo musculado y corto.
  • Extremidades anteriores paralelas, rectas y robustas y extremidades posteriores muy musculosas, con patas relativamente largas formando un ángulo moderado.

Este listado de características puede ser bastante confuso a la hora de determinar que perros, a parte de las razas concretas que se especifican, se pueden considerar PPP ya que puede que cumpla alguna de las características pero no las demás.

Si tienes dudas sobre si tu perro necesita tener el seguro específico de PPP o puede estar cubierto por un seguro de hogar o de perro sin consideración de potencialmente peligroso no dudes en consultarnos.

Si te ha gustado ¡Comparte!

    Deja un comentario